02 abril 2008

sesenta + tres

ME...


“Sin más superstición que la seguridad de la muerte. Sin más miedo que la efigie oscura azada en mano de ella. Sin más remordimiento que lo dejado pasar. Sin más pena que la misma.”
Así comenzaba el libro de Sir Gordon Strackan.
Nunca me gustaron sus libros, es cierto, pero en momento de la vida, cuando de literatura ya lo has leído todo, incluso Quijote, poco queda en la senda del literato.
Tomé pues sus ensayos sobre- El estar, padecer y Muerte-y les eché un vistazo de corrido.

María apareció por detrás de mi hombro con el susurro de sus labios sobre mi cuello. No dije nada; aguanté cuanto pude con el pelo de mi cuerpo erizado cual puerco espín en batalla.

Me besó
Me…

Dejé el libro de Strackan en la mesilla, desnudé con la mirada a la bella María e hicimos el amor.
De pronto, salió el sol…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

SÓLO SE TE HERIZO EL PELO DE TU CUERPO?...ME EXTRAÑA....

kakan dijo...

Más no debes de saber...