28 abril 2008

Noventa + tres

SUCEDIÓ ALLÍ


La niña comía sin cesar; La madre, a demanda.
-Qué es esto tan rico?-
-Gin tonic-
-Póngame seis-

Un yogurt tras otro, una manzana y una pera- la palmera la dejaremos para más tarde-.
-Me ponga otro Gin tonic y algo para picar por favor.- Creo que esta cría tiene hambre-.

Al sol que más calienta, bajo la atenta mirada de éste, la primera cerveza.
-Y si pedimos una ensalada?-
-Y más cerveza-

El sol desapareció bajo una sombrilla abierta. Los ojos descansaron, mi sudor también.
-Quizá sea hora de una cerveza fresca-
-Sí, de esas en jarra de porcelana-
-Me ponga tres por favor-
-Ah, y algo para picar que la cría tiene hambre-

La sombrilla se cerró, mis ojos se iluminaron, mi sudor arreciaba.

El sol tuvo tiempo de esconderse, nosotros de pedir.
-Me pondrá tres gin tonics más por favor?-
-Ahora mismo señorita-
-Ah, y algo para picar que la niña tiene hambre-

También hubo lluvia; todos corrimos a resguardarnos de ella.
-Coge el gin tonic que se va a mojar; ah, y lo de picar también, no vaya a tener la niña hambre-
El sol tras la montaña, las estrellas sobre nosotros.
Miré sus ojos, parecía el mismísimo diablo.

Buenas noches.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jarra de porcelana, eh...?

kakan dijo...

de porcelana era sí, con emblema en "B"

Anónimo dijo...

de porcelana...

quién te enseñó eso? eh?

eso de beber cervaza en porcelana, eh?

di

di

sería un tallo curvo?

un perrito faldero?

un colibrí?

o que?

di