24 abril 2008

Ochenta + ocho

AL DIA SIGUIENTE


Y es verdad que no fue el peor resultado, tampoco el mejor.
Quedó la esperanza de la vuelta…
Una llamada, un momento para el recuerdo, ocho meses, una voz, un suspiro, adiós, hasta pronto.
Un cigarro en mis labios, dos caladas de “otro” -mareo constante-, sonrisa permanente, recuerdos, pena.

-Todo muy enigmático no?-
-No creas, quizá demasiado descriptivo; es lo que se lleva-
-Ah-

La copa me la tomé a la velocidad que pongo chinchetas en la pared.
Llegado a casa tuve tiempo para pensar y escribir un rato; los ojos se cerraban, mi sonrisa permanecía.

Amaneció un día maravilloso, lleno de luz, fresca, mañana de mediodía cálido donde apostar un cuerpo al sol. Un régimen perdido en el ayer, recuperado para el día siguiente- lentejas como único plato-.
Todo lo que parecía gris se tornaba multicolor. Todo lo multicolor se convertía en alegría. Toda la alegría parecía escondida en el recuerdo del ayer, en la esperanza del mañana.

-Insisto-
-Todo lo que quieras; se entiende si sabes escuchar-

Aquella mañana, la regata de un río sonaba distinta.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

aaaaayyyyyyyyyyyyyyyyyyy.....tu......

Anónimo dijo...

soy anónimo guay

ser anónimo es guay

y uste es increíble.

kakan dijo...

Flipo con lo guay que eres...
Ya lo se ya, es bien sabido...
Y al de ayyyyyyyyy... tu...
Qué le voy a decir... ayyyyyyyyyy