06 octubre 2008

Capítulo 17

CORTINAS DE SEDA

Tras la cortina, la realidad.

Una especie de alondra cabalgaba coja sin necesidad de más; al otro lado, un murciélago despistado volaba a plena luz del día, con los colmillos y sus ojos cerrados. Más allá, un pájaro; cercano a él, otro en plan avestruz, incorrecto en sus formas, con el pico envuelto en algo parecido a un gusano en carne viva. Miré al alfeizar, ni Rómulo ni Remo, soledad de una hormiga con migaja en ristre.

-Cojo dos ovejas y una de arcilla- se repetía en el inconsciente de mi mente.

Tras la cortina, un nuevo día.

El por qué de tus silencios... buen tema. La escuché por primera vez esa mañana. Pájaros, tempestades, silencios, ruinas y memoria... huellas, arena, mar, el fin, comienzo... 

Merecía aparecer entre mis pájaros

-Y aquí pongo una ciudad y cojo tres ovejas más-

Tras la cortina, la realidad.



No hay comentarios: