16 julio 2008

Cientocuarentaypico

DONOSTIA


Ahí estaba yo, enfrentándome a esos bichos de tacones altos en la soleada Sansebastián. Con los nervios y la pausa de unos Sanfermines maravillosos, con el calor de un día hecho por y para el momento. En unas horas, Bruce, estría frente a mí.

Al lado, un pájaro. Con su nombre y apellidos esta vez pues de pájaro humano se trataba, que no volador. Con su kit playero, aguas refrescantes incluídas. Tras dos horas de sol, el placer de los pintxos del Bergara; Más tarde un Gin en el voulevard. 

Comienzan las llamadas, los nervios se acrecientan y yo, con el pájaro a un lado, impasible pájaro, en nervio puro. 
-Ya llego- decía Iran. -Corre, corre que dan pulseras para entrar los primeros- repetía. Nadie llegaba a su hora. Los demás en calma total, sin poder acceder a semejante acontecimiento.

Y ahí me encontré, en primera fila; rodeado de un par de franceses y delante de unas chicas de Lesaka. Delante, tan sólo un escenario y un buen vaso de cerveza fresca.

Iran, mi gran Iran, un abrazo primero, otro después y un adiós.

El anecdotario quedará para otro capítulo...hoy no más que .... San Dios que concierto!!!!

Gracias a Iranzu, mi gran Iranzu....

No hay comentarios: