28 agosto 2009

ESTUPIDEZ

No esperaba menos, pero, aun sabiéndolo, jodía. Mi imagino que todo el mundo tiene su orgullo.

Así pues, pasó un viernes un tanto insulso. 

Me quedé frío, como el tiempo; quizá con el aspecto de un idiota.

Aprendería algún día de los errores del pasado?

Nunca pedí nada, es cierto, tampoco podía, ni debía. 

Intentaba despistarme del momento; escuchaba la radio,escribía, ponía música.

Daba igual lo que hiciera, mi corazoncito de alguna manera estaba dolido-sin razón-.

Desperté de un sueño para volver a la realidad; A tal velocidad, que ni me di cuenta de ello.


No hay comentarios: